lunes, 8 de abril de 2013

Sin azúcar, gracias


Emiliano es el nombre del protagonista adolescente del libro llamado Sin azúcar, gracias. En este el muchacho enfrenta problemas de todo tipo que incluyen desde la falta de dinero hasta el alejamiento de uno de sus afectos más cercanos, además del embarazo de su madre quien en este momento no tiene una pareja a su lado. Ante todos estos contratiempos Emiliano toma la decisión de defender a su familia y esto lo hace con creatividad  y un sentido común sensato, los cuales le permiten estar atento y cuestionador a todo lo que sucede en su medio para así poder cambiar el panorama y enfrentarlo también con un buen sentido del humor.

En esa tarea de reconstruir a su familia piensa en Valentín, un antiguo conocido que pudiera ayudarle a él y a su mamá a modificar el entorno que hasta ahora los envuelve, no sin hacer uso del sentido del humor en varias ocasiones , una de ellas a la hora del té:

"¿Cúanta azúcar le pongo a tu té ?- le pregunté a Valentín
- Sin azúcar, gracias
Al mío le puse tres cucharadas. Nunca se sabe qué sucederá mañana." p. 38.

Agregado a la difícil situación llega su hermanita, pero no en las mejores condiciones para sobrevivir, en este aspecto Emiliano tendrá una idea entrañable para mantener a  la pequeña Justina de este lado de la vida.

¿Cúales son precisamente las armas o las herramientas de que Emiliano dispone para atravesar por los problemas presentes en su entorno ? Para saberlo no tienen más que leer esta narración de la escritora francesa Marie-Aude Murail  que hace poco fue reeditado.

Sugerencia: Pueden leer y disfrutar este libro a la hora del té.

Murail. Marie-Aude (1992) : Sin azúcar, gracias. Ilustraciones de Tania Janco. Trad. Patricia Gutiérrez Otero.México, 2003, 1a. ed. en español. Fondo de cultura económica. 102pp.

Verónica Jiménez Reyes

Abril del 2013



2 comentarios:

Alfredo Jiménez dijo...

Es una buena inversion y se escucha interesante este libro, me lo comprare en cuanto pueda

Verónica Jiménez Reyes dijo...

Buena idea.La narración está acompañada de buenas ilustraciones
Saludos Alfred